© 2009-2016 La página templaria que habla de cultura, historia y religión - Especial 'Proceso de los templarios'

jueves, 26 de febrero de 2009

Osona: La teoría templaria.



Según la teoría que defiende el periodista y escritor Jesús Ávila Granados, su equipo ha descubierto una zona del interior de Catalunya, en donde a pocos kilómetros de distancia, se localizan iglesias románicas dedicadas a los cuatro santos templarios: San Bartolomé, San Juan, San Julián y San Miguel.
Se trata de Collsacabra, uno de los espacios naturales más impresionantes de nuestro país, al nordeste de la comarca de Osona (Barcelona). A mitad de camino entre la Plana de Vic y la Garrotxa. La zona se caracteriza por sus profundas gargantas y desfiladeros naturales, creados por la acción de las corrientes de los ríos, rieras y torrentes; se contabilizan más de cincuenta cascadas que se precipitan al fondo desde alturas superiores a los 100 metros. En medio de este salvaje escenario se localizan las iglesias de Sant Joan de Fàbregues (Rupit), Sant Miquel de Serarols (Tavernet), Sant Julià de Cabrera (L’Esquirol) y Sant Bartomeu Sesgorgues (Roda de Ter). Además, la iglesia parroquial de Rupit está dedicada a San Miguel Arcángel. Este territorio, de 142 kilómetros cuadrados, por su accidentado relieve geográfico ha estado tanto alejado de las principales vías de comunicación en el interior de Catalunya.
Durante los siglos medievales del Temple, al hallarse lejos del mundo, en escenarios del todo idóneos para la oración. Aunque no se conservan testimonios escritos que confirmen la presencia de los templarios en esta zona, próxima al pantano de Sau, en Vic –capital de la comarca- la iglesia de Santa María es atribuida al Temple.
Además, hay un factor clave, la abundancia de agua potable, en ríos, lagos, cascadas y bolsas subterráneas, así como la riqueza en cavidades naturales, en cuevas de acceso al conocimiento metafísico. Entre las más enigmáticas, sin duda, están la de Bauma de les Piques y la Cova del Forat del Vent, ambas en el municipio de Tavernet. Todos estos elementos, ha llevado a pensar a Jesús Ávila a mantener la teoría de que en dicha zona estuvieron instalados los Pobres Caballeros de Cristo.

miércoles, 25 de febrero de 2009

El Arcángel San Miguel


Es uno de los tres arcángeles acogidos por la tradición cristiana: Miguel, Gabriel y Rafael. San Miguel está por encima del resto de arcángeles y de ángeles; ya que es portador de mensajes celestes, llevando los encargos divinos a la humanidad; transmitiendo, con su aspecto sobrenatural, relajación a quien lo contempla.

La cristiandad lo representa de dos formas distintas: en una, bien con aspecto humano, bien angelical, aparece cubierto de coraza y lanza, o espada, venciendo y humillando a Satanás, que se postra derrotado a sus pies; en otra, porta una balanza en su manos, pesando los pecados y virtudes de las almas de los mortales, para decidir luego si son merecedoras de la Gloria del Paraíso, o bien conducirlas a los horrores del Infierno.

Dios por la valentía de este ángel, no dudó en nombrarle la Justicia Mayor de los cielos, al tiempo que le encargaba la responsabilidad del pesaje de los pecados de las almas antes de decidir el destino de las mismas. San Miguel es, por lo tanto, el árbitro entre el Bien y el Mal, porque, al vencer al Diablo, se erige en paladín de la Justicia y el Bien.

Los Templarios no dudaron en elegirle también como protector. Son numerosos los enclaves del Temple en España que se relacionan con San Miguel. El más conocido, sin duda, el santuario de San Miguel in Excelsis, en la montaña de Aralar, en Navarra, donde se venera como si de una figura extrahumana se tratase.

En Cantabria, concretamente entre Colindres y Ramales, se encuentra la pequeña aldea de San Miguel de Aras; precisamente sobre el altar mayor de la iglesia parroquial se alza la figura de un San Miguel pesador de almas, que porta una balanza para equilibrar las almas de los difuntos; se tata, por lo tanto, de su aceptación más sincrética, que lo relaciona con la divinidad egipcia de Thot.

En el castillo templario de Miravet (Tarragona), coronando un acantilado fluvial que cuelga sobre el curso inferior del río Ebro, se conserva la capilla de San Miguel, donde los caballeros de la Orden del Temple rindieron culto al que con el tiempo se convertiría en defensor de la Iglesia, de los desamparados, de la policía y de las fuerzas armadas entre otros.

viernes, 20 de febrero de 2009

Templarios en Antena 3

Hoy viernes, el programa de Antena 3 “La ruleta de la suerte”, emitido de lunes a viernes al mediodía y capitaneado por el popular presentador Jorge Fernández, celebraba un especial carnaval 2009. Para ello tanto presentador como concursantes iban disfrazados.


Nos ha llamado la atención que el presentador había elegido el disfraz de Templario, equipado con cota de malla y luciendo en el pecho la cruz de las ocho beatidudes. A juego con su disfraz, la azafata se vistió de doncella medieval. Sin duda Antena 3 ha hecho una clara apuesta por la “Templemanía”, recordamos que hace una semana se emitió la película “la sangre de los Templarios” y ayer mismo “el último Templario”.


Desde la Encomienda de Barcelona, agradecemos al programa y al medio de comunicación español su interés por la Orden del Temple y les invitamos a que conozcan mejor nuestra labor.

Reliquias de Cristo: La Veracruz

La Veracruz o la Cruz donde Jesucristo fue crucificado. La que la cristiandad consideró auténtica fue encontrada por la madre del emperador Constantino allá por el año 326. Según la Leyenda dorada de Santiago de la Vorágine, cuando la emperatriz —que entonces tenía ochenta años— llegó a Jerusalén, hizo someter a interrogatorio los judíos más sabios del país para que confesaran cuanto supieran del lugar en el que Cristo había sido crucificado. Después de conseguir esta información, la llevaron hasta el supuesto monte de la calavera (el Gólgota), donde el emperador Adriano, 200 años antes, había mandado erigir un templo dedicado a la diosa Venus. Se cree que en realidad el monte Gólgota era una antigua cantera abandonada donde un macizo rocoso, poco útil para la construcción quedó sin utilizar y constituyó posteriormente el patíbulo donde colocaban las cruces los romanos. Esta cantera estaba fuera de la muralla , pero cercana a ella.

Santa Helena ordenó derribar el templo y excavar en aquel lugar, en donde según la leyenda encontró tres cruces: la de Jesús y la de los dos ladrones. Como era imposible saber cuál de las 3 cruces era la de Jesús, la leyenda cuenta que Helena hizo traer un hombre muerto, el cual, al entrar en contacto con la cruz de Jesucristo, la Vera Cruz, resucitó.

En el año 1187, la Veracruz fue perdida tras la derrota cristiana en manos de Saladino en la batalla de Hattin, durante la tercera cruzada. Existen bastantes dudas de su autenticidad, dado que las astillas supuestamente sacadas de ésta son tan numerosas que hacen pensar que con ellas se podrían construir muchas cruces; Juan Calvino, teólogo protestante francés, fue posiblemente el primero que hizo esta especulación, diciendo que si se juntaran todas, llenarían un barco.

Reliquias de Cristo: Los Clavos de la Crucifixión


La reina lombarda Teodelinda mandó construir en 595 la Catedral de Monza (antigua capital de los lombardos). En esta catedral se conserva la corona de hierro de Lombardía que según la tradición fue elaborada con un clavo utilizado en la crucifixión de Jesucristo.

Otro clavo de la Cruz se venera en la Catedral de Milán. Fue encontrado por Santa Elena, madre de Constantino, en Tierra Santa. Lo ocultó en el freno de un caballo. Después lo mandó colocar en una gran cruz de madera cubierta de cristal.

jueves, 19 de febrero de 2009

Reliquias de Cristo: La Corona de espinas


La Corona permaneció en la Basílica del Monte Sión, en Jerusalén, hasta 1053, cuando fue llevada a Constantinopla. En 1238, el emperador bizantino Balduino II de Constantinopla la empeñó —junto con la punta de la lanza de Longinos— a raíz de un préstamo contraído con banqueros de Venecia. De común acuerdo con ese Emperador, San Luis IX, Rey de Francia, rescató la deuda y recibió en su país las dos preciosas reliquias, con todas las muestras de veneración.

El mismo rey, la reina madre, innumerables prelados y príncipes fueron a su encuentro cerca de la ciudad de Sens. San Luis y su hermano, Roberto d'Artois, las llevaron descalzos hasta la catedral de San Esteban, en esa misma ciudad.
Deseoso de albergar en un lugar digno reliquias tan inestimables, el rey santo hizo construir en París una verdadera joya de la arquitectura gótica: la Sainte Chapelle (Capilla Santa), una maravillosa iglesia de vidrieras que deslumbra a todo el que tenga la dicha de contemplarla.
Actualmente, la Corona de Espinas está en los Tesoros de la Catedral de Notre Dame de París.

En el Vaticano se encuentra tan sólo una de esas espinas.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Reliquias de Cristo: El Sudario de Cristo


El Sudario de Cristo, es una tela de lino que muestra la imagen de un hombre que presenta marcas y traumas físicos propios de una crucifixión, junto a otros totalmente atípicos, pero acordes con los hechos relatados en la Pasión.

Actualmente, se encuentra en la capilla real de la catedral de San Juan Bautista, en Turín (Italia). Muchas personas creen que se trata de la misma tela que cubrió a Jesús de Nazaret en el sepulcro, y que durante su resurrección su efigie quedó grabada de algún modo en las fibras. Los escépticos arguyen que el sudario es un fraude o falsificación medieval. El origen del sudario y sus imágenes es todavía fuente de intenso debate entre científicos, creyentes, historiadores y escritores.

Las evidencias y argumentos a favor de la autenticidad del sudario incluyen análisis materiales y textiles que fechan su origen en el siglo I; las propiedades inusuales de la imagen, que según algunos no pudo ser obtenida con ninguna técnica de formación de imágenes conocida antes del siglo XIX; por otra parte, análisis y argumentos en contra que incluyen una carta de un obispo medieval al Papa de Aviñón alegando conocimiento personal de que la imagen fue astutamente pintada para sacar dinero de los peregrinos, la datación radiométrica de 1988, y análisis químicos sobre las manchas de Walter McCrone, que concluye que las supuestas «manchas de sangre» no son más que un mero pigmento.

La máxima discusión gira en torno a su datación por el método del carbono 14 llevada a cabo en 1988, que apuntaba a un origen medieval del paño. Para algunos, esta datación ha zanjado para siempre el asunto demostrando que el sudario es una falsificación del siglo XIV (aún pendiente de determinar cómo se realizó). Por otra parte, los detractores del C-14 argumentan que la datación por este sistema es errónea, ya que la tela está muy contaminada y no sabemos hasta qué punto la formación de la imagen, o los tres incendios por los que pasó el lino, pudieron afectar a su composición química.

En la sábana se localizan varias manchas rojizas que asemejan sangre. El químico Walter McCrone, las identificó como meros pigmentos e informó de que ninguno de sus exámenes de las muestras encontró presencia de sangre. Otros investigadores, como Alan Adler (químico especializado en el análisis de porfirinas) identificaron sangre de tipo AB en las manchas. Christopher Knight y Robert Lomas (1997) sostienen que la imagen de la sábana es la de Jacques de Molay, último Gran Maestro de la Orden de Caballeros Templarios, arrestado por herejía en el Templo de París por el rey Felipe IV de Francia el 13 de octubre de 1307.

De Molay fue torturado bajo los auspicios del Inquisidor y Jefe de Francia, William Imbert. Sus brazos y piernas fueron claveteados, posiblemente a una gran puerta de madera. Tras la tortura, según Knight y Lomas, de Molay fue postrado en una cama blanda, sobre un trozo de tela; se pasó lo que sobraba de la tela sobre su cabeza para cubrir su cuerpo y se le abandonó unas 30 horas, en estado de coma. El que usaran un sudario se explica porque el Templo de París guardaba sudarios para usos ceremoniales.

El Gran Maestre del Temple, Jacques De Molay sobrevivió a la tortura, pero fue llevado a la hoguera el 19 de marzo de 1314. Knight y Lomas basan sus hallazgos en parte en las pruebas del carbono 14 de 1988 y en la investigación de Mills en 1995 acerca de una reacción química llamada auto-oxidación, y argumentan que su teoría concuerda con los datos conocidos sobre la creación de la tela y de los resultados de la datación por radiocarbono.

martes, 17 de febrero de 2009

Reliquias de Cristo: La Santa Lanza


En el Evangelio de San Juan (19,34) leemos que, después de la muerte de Nuestro Salvador, "uno de los soldados le abrió el costado con una lanza [lancea], y luego salió sangre y agua". Nada se sabe de esta arma santificada hasta la descripción que hizo San Antonino de Piancenza (570 d.C.) de los santos lugares de Jerusalén, donde nos dice que en la Basílica del Monte Sión vio "la corona de espinas con la que Nuestro Señor fue coronado y la Lanza con la que fue herido en el costado".

Tal y como señala M. De Mély (Exuviae, III, 32), la mención de la Lanza en la iglesia del Santo Sepulcro en el llamado "Breviarius", no es fiable. Por otra parte, en una miniatura del famoso manuscrito sirio de la Biblioteca Laurenciana de Florencia, iluminado por tal Rabulas en el año 586, se le da una importancia significativa a la herida en el costado de Cristo. Además, el nombre Longinus -si, de hecho, no se trata de una adición posterior- está escrito en caracteres griegos (LOGINOS) sobre la cabeza del soldado que está clavando su Lanza en el costado de Nuestro Salvador. Esto parece demostrar que la leyenda que asigna este nombre al soldado (quién, según la misma tradición, fue curado de oftalmía y convertido por una gota de la preciosa sangre que salía a borbotones de la herida) pertenece al siglo VI. Además, resulta tentador, aunque temerario, conjeturar que el nombre Logginos o Logchinos está, en cierto modo, conectado con la Lanza (logche). Sea como fuere, a finales del siglo VI fue venerada en Jerusalén una Lanza que supuestamente perforó el cuerpo de Nuestro Salvador y la presencia de esta importante reliquia es testimoniada un siglo antes por Casiodoro (en el salmo LXXXVI, P.L., LXX, 621) y posteriormente por Gregorio de Tours (P.L., LXXI, 712).

En el año 615, Jerusalén fue tomada por un teniente del rey persa Chosroes. Las sagradas reliquias de la Pasión cayeron en manos de los paganos y, según el "Chronicon Paschale", la punta de la Lanza, que estaba partida, fue donada el mismo año a Nicetas, quien la llevó a Constantinopla y la depositó en la iglesia de Santa Sofía. Esta punta de la Lanza, colocada en una "yeona" o icono, fue regalada siglos después (en 1244) por Baldwin a San Luis, quien la engarzó con la Corona de Espinas (q.v.) en la Sainte Chapelle. Durante la Revolución Francesa estas reliquias fueron trasladadas a la Biblioteca Nacional de París y, aunque la corona se ha preservado hasta nuestros días, la otra reliquia ha desaparecido.

En cuanto a la segunda y parte más grande de la Lanza, Arculpus, alrededor del año 670, la vio en Jerusalén, donde debió haber sido restituida por Heraclius, pero entonces era venerada en la iglesia del Santo Sepulcro.

Después de esta fecha, no oiremos hablar de ella a ningún peregrino de Tierra Santa. Por ejemplo, San Willibald, quien llegó a Jerusalén en 715, no la menciona. En consecuencia, hay razones para creer que la reliquia mayor así como la punta habían sido llevadas a Constantinopla antes del siglo X, posiblemente al mismo tiempo que la Corona de Espinas. De todos modos, su presencia en Constantinopla parece ser atestiguada claramente por varios peregrinos, especialmente rusos, y aunque en lo sucesivo fue depositada en varias iglesias, es posible seguir su rastro y distinguirla de la reliquia de la punta. Sir John Mandeville, cuya credibilidad como testigo ha sido en parte rehabilitada en los últimos años, declaró en 1357, que había visto la hoja de la Santa Lanza en París y en Constantinopla y que la última era una reliquia mucho más grande que la primera. Fuese la que fuese, la reliquia de Constantinopla cayó en manos de los turcos y en 1492, bajo circunstancias minuciosamente descritas en "Historia de los Papas", de Pastor, el Sultán Bajazet la envió a Inocencio VIII para ganarse sus favores en el asunto de su hermano Zizim, prisionero del papa. Desde entonces, esta reliquia nunca abandonó Roma, donde se conserva bajo la cúpula de San Pedro.

Benedicto XIV (De Beat. et Canon, IV, ii, 31) afirma que obtuvo en París un dibujo exacto de la punta de la Lanza y al compararla con la reliquia mayor de San Pedro, concluyó que las dos habían formado parte de una misma hoja. M. de Mély publicó por primera vez en 1904 un dibujo exacto de la reliquia romana de la cabeza de la Lanza y el hecho de que no aparezca la punta es tan singular como en los otros dibujos, a menudo fantasiosos, de la Lanza del Vaticano.

Con el envío de la Lanza a Inocencio VIII, planearon sobre Roma grandes dudas sobre su autenticidad, como señala Burchard en su "Diario" (I, 473-86, ed. Thusasne), a causa de las conocidas Lanzas rivales preservadas en Nuremberg, París, etc., así como por el supuesto descubrimiento de la Santa Lanza en Antioquía gracias a la revelación de San Andrés en 1098, durante la Primera Cruzada. El Bolandista Raynaldi y muchas otras autoridades creyeron que la Lanza encontrada en 1098 cayó en manos de los turcos y posteriormente enviada por Bajazet al Papa Inocencio, pero de las investigaciones de M. de Mély parece probarse que se trata de la misma reliquia preservada hoy celosamente en Etschmiadzin, en Armenia. En sentido estricto, nunca se trató de una lanza, sino más bien de la cabeza de una lanza y es factible (a causa de su descubrimiento bajo circunstancias muy cuestionables por el cruzado Peter Bartholomew) que haya sido venerada como el arma con la cual ciertos judíos de Beirut clavaron una figura de Cristo crucificado; un ultraje al que se cree que siguió un milagroso brotar de sangre.

Otra Lanza que pretende ser la que produjo la herida en el costado de Cristo se guarda entre las insignias imperiales en Viena y es conocida como la Lanza de San Mauricio. Esta arma fue utilizada desde 1273 en la ceremonia de coronación del Emperador de Occidente y desde hace tiempo forma parte del emblema de la investidura. En 1424 fue a parar a Nuremberg y probablemente se trate de la Lanza conocida como la del Emperador Constantino, quien engarzó un clavo o una porción de un clavo de la Crucifixión. La historia narrada por Guillermo de Malmesbury sobre la donación de la Santa Lanza al Rey Athelstan de Inglaterra por Hugo Capeto parece ser debida a una idea equivocada. Otra última lanza supuestamente perteneciente a la Pasión de Cristo se conserva en Cracovia, pero, aunque se alega que ha permanecido allí durante ocho siglos, es del todo imposible reconstruir su historia.

lunes, 16 de febrero de 2009

Reliquias de Cristo: El Sagrado Cáliz.

La peregrinación del Sagrado Cáliz, parte según la tradición, más aceptada, de que la copa usada en la última cena quedó en poder de San Pedro, que éste la llevó a Roma, quedando en poder de los sucesivos Papas que fueron los encargados de su custodia. Desde el principio no dejó nunca de servir para la celebración de la Eucaristía. En Roma permaneció dos siglos hasta que el Papa Sixto II (243-258) ordenó, poco antes de su martirio el 06 de agosto del 258 a su diácono Lorenzo que escondiera el Sagrado Cáliz. San Lorenzo lo envió el a su tierra natal, Huesca, antes de su martirio. Esto ocurría en el año 258-261. Según se creé el venerado cáliz fue escondido en la Iglesia de San Pedro el Viejo en la ciudad de Huesca, bajo la vigilancia del obispo de la diócesis.

Ante el avance musulmán en el año 712 la reliquia empieza un viaje por distintos lugares siempre bajo la vigilancia de los obispos correspondientes hasta que en el año 1071 llega al Monasterio de San Juan de la Peña, donde queda asegurado, ya que el peligro musulmán en el norte de España había sido conjurado. En este periplo se creyó que el Santo Cáliz bien pudo estar entre otros lugares en la Catedral de Jaca.

El santo grial del que existen numerosas interpretaciones, definiciones, versiones... la más aceptada dice que es el Cáliz de la última cena, donde de él bebieron todos los presentes para sellar la alianza con Dios y su Unigénito, pasando la transmisión de Jesús al apóstol Pedro. En su origen parece haber sido un cuenco donde José de Arimatea recogió la sangre del Salvador, pero tampoco cabe descartar que fuese utilizado un recipiente diferente al cáliz de la última cena para limpiar el ensangrentado cuerpo de Jesús. Los reyes de Francia guardaron uno que se aceptó como verdadero en Notre-Dame. Otros griales han sido declarados como verdaderos, como el que defendía Pedro IV el ceremonioso.

¿Por qué los Templarios somos contrarios a la Masonería?


No hemos podido resistirnos a escribir sobre este tema porque hay personas que desconocen qué esconde el movimiento masón. Existen individuos que creen que los Templarios son masones, porque los propios masones han intentado buscar un origen legendario a sus propósitos con el fin de reclutar a más miembros para sus logias. Y, ¿qué mejor que intentar asociar los orígenes de la masonería regular con el final de la Orden del Temple?

Esa afirmación no sólo es falsa, sino que las Damas y Caballeros de la SMOTH-MIT, somos contrarios a la masonería.
La Masonería surge como un movimiento reaccionario y conspiratorio durante el siglo XVIII con el ánimo de conquistar el poder y utilizarlo para sus fines.
Fue un presidente masón, Truman, el primero en lanzar la bomba atómica; ha sido un ex presidente masón, Giscard d’Estaing, el padre de un proyecto de constitución europea que excluye cualquier referencia a la herencia cristiana; ha sido la masonería francesa, la que ha servido para articular todo un sistema despiadadamente colonial en África.

Durante los años del ex presidente francés Mitterrand, los masones tendrían un papel también relevante en la corrupción, situación imposible de separar de la gestión socialista. Su programa en ocasiones parecía reducirse a una filosofía laicista, a una supuesta solidaridad social que justificara el aumento del gasto público y creara bolsas de voto cautivo mediante subvenciones; y a unos negocios controlados por la administración que permitieran obtener ilegales beneficios personales.

La Logia P-2, bajo la dirección de Gelli, integró en su seno a políticos, magistrados, hombres de negocios y militares dispuestos a dar un golpe de Estado que aniquilara el sistema parlamentario de Italia. Esta logia tuvo además un papel significativo en el episodio del Banco Ambrosiano y las finanzas vaticanas a través del banquero masón Michele Sindona –que logró convertirse en consejero del Papa Pablo VI-. La logia P-2 puso de manifiesto que la masonería había logrado introducirse en el Vaticano y llevar a cabo un conjunto de tramas que sólo podían tener como resultado la bancarrota y el descrédito de la Santa Sede.

En España, la masonería reapareció de manera oficial tras la muerte de Franco. El 30 de septiembre de 1979, Felipe González fue elegido secretario general por un Congreso extraordinario. En la lista donde se encontraban, entre otros masones, Joan Reventós, Enric Sopena, Gregorio Peces-Barba o Gaspar Zarrias. Quizás por ello no resulte tan sorprendente que el Gran Maestre del Gran Oriente español fuese en 2004 un antiguo diputado del PSOE. Los socialistas españoles tras la corrupción manifiesta del gobierno de González, regresan nuevamente a la Moncloa en 2004, esta vez dirigidos por José Luis Rodríguez Zapatero, nieto de militar masón y responsable del mayor ataque lanzado por un gobierno contra la Iglesia Católica desde los años de la Segunda República.

Del pasado de la masonería sabemos que choca frontalmente con el cristianismo: que ha demostrado una inmensa capacidad para derribar gobiernos y alcanzar el poder. Sus mensajes han podido ser atrayentes y sugestivos, pero por regla general han sido deplorables. En ese sentido, la masonería se asemeja a otras utopías de la Historia, como el socialismo y el comunismo.

Un futuro en manos de la masonería, significaría, un recorte de las libertades de aquellos que no estén dispuestos a plegarse a un discurso único, sincrético y multicultural; un aplastamiento de los que no comulguen con un sistema laico.

En la Unión Europea, nos encontramos con una constitución que excluye los orígenes cristianos de occidente, y cuya identidad como civilización va camino de convertirse en inexistente, dirigiéndose hacia un pensamiento espiritual absurdo mezclado con ese ocultismo peliculero denominado New Age.

Las Damas y Caballeros del Temple, no estamos dispuestos a renunciar a la Verdad y continuaremos defendiendo las obras y las palabras del Único Salvador del mundo; Nuestro Señor Jesucristo.

jueves, 12 de febrero de 2009

Crisis económica y espiritual en el siglo XXI



Los valores laicos potenciados desde comienzos del siglo XVIII por la masonería y que han llevado al mundo a adoptar el liberalismo económico como pilar principal de la sociedad occidental, en detrimento de los valores cristianos defendidos por la Iglesia Romana, han arrastrado al mundo actual no sólo a una crisis económica que afecta a numerosas familias, sino también a una crisis espiritual muy profunda en cuanto a valores religiosos y morales se refiere.

El mercantilismo ha querido sustituir a la fe y la esperanza cristiana en la búsqueda de una sociedad en comunidad más justa, por una sociedad individualista y egoísta que otorga al dinero un status superior a la condición humana. Tal despropósito ha derivado en algunas personas a rechazar a Dios como Salvador para sustituirlo por la búsqueda incesante de riquezas materiales, cuyo logro o frustración de esa meta degenera en un profundo vacío espiritual; llevando al individuo a una esclavitud permanente.

Los templarios actuales, no somos ajenos a esta penosa circunstancia que nos rodea por desgracia diariamente. Por ello colaboramos estrechamente con la O.N.G. “Templarios del Mundo”, con el fin de que la caridad de aquellas personas cuya condición social y moral les permita ayudar en fraternal comunión cristiana a las personas que más lo necesitan.

Pensamos que la renuncia a la riqueza material no es potenciar a la pobreza, sino todo lo contrario. Es hacer que en la sociedad hayan menos injusticas y menos diferencias económicas, donde el bien común prime por encima del individualismo.
Por eso necesitamos a personas valientes que quieran continuar defendiendo a los más débiles de los ataques incesantes de los hijos del mal. “Así, los últimos Serán primeros, y los primeros últimos.” (Mateo 20,16)
Nuestro compromiso es que el Maligno sea vencido por el Amor de Dios. “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente. Amarás al prójimo como a ti mismo.”(Doble mandamiento del Amor, Mateo 22, 37-39)

El Temple llama a tu puerta para que puedas servir por el estrecho camino que lleva a la Verdad, “porque muchos son los llamados, pero pocos los escogidos.” (Mateo 22,14)

No a nosotros, Señor, no a nosotros, sea la Gloria en Tu Nombre (lema templario)

lunes, 9 de febrero de 2009

Nueva serie sobre "Templarios".


El último templario se podrá ver en España el próximo jueves 12 de febrero a las 22:15h. en la cadena española, Antena 3, que pudo verse en la televisión estadounidense NBC hace algunos meses y que ahora llega a España como si de una película se tratara.
Protagonizada entre otros por Mira Sorvino, Scott Foley, Victor Garber, Anthony Lemke, Kenneth Welsh, y Omar Shariff, la película (que como decimos es una miniserie de dos episodios) se basa en el libro del mismo título de Raymond Khoury. VER VÍDEO

La trama de misterio y de intriga recorre todo el mundo y narra la historia de una arqueóloga (a la que da vida la actriz Sorvino), que tras el robo de unas importantes piezas históricas por parte de unos personajes misteriosos que se hacen llamar Templarios, decidirá recuperar las piezas robadas, además de encontrar al último templario.
La miniserie se estrenó el pasado mes de Enero de 2008 en la cadena NBC y lo cierto es que con una audiencia de casi nueve millones de espectadores no consiguió los datos que se le esperaban aunque cabe decir que es una historia que te mantiene en tensión a lo largo de su dos episodios, pero que emitiéndose en un solo capítulo, como parece ser que hará Antena 3, podría convertirse en una emisión algo pesada

viernes, 6 de febrero de 2009

La Antigua Encomienda de Barcelona.






La encomienda de Palau-solità se constituyó entre los años 1150 y 1160 con el nombre de Sant Sepulcre de Palau. Llegó a tener mucha importancia y sus bienes fiueron considerables. Su vínculo con la casa de Barcelona era tan importante que lo considera un centro único. En 1317, al suprimirse la orden, el lugar de Palau-solità pasó a manos de los hospitalarios.

La antigua encomienda estaba situada en el lugar de Santa Magdalena, donde se conservan importantes restos de la muralla y de la capilla.

La encomienda templaria de Barcelona estaba inicialmente unida con la de Palau-Solità, tenían el mismo comendador aunque parece que la casa de Barcelona en cierta manera dependía de la del Vallès, debido a que por aquel entonces, la tierra era el motor económico de la sociedad. La explotación de la misma generaba recursos económicos de los cuales la encomienda de la ciudad de Barcelona dependía. Posiblemente estaba en funcionamiento a mediados del siglo XII, en 1134 obtuvieron unas casas donde más tarde levantarían la encomienda junto a la muralla de la ciudad.

La casa templaria, una vez se extinguió la orden (1317), pasó a denominarse Palau Reial Menor. De la antigua casa sólo queda la capilla, obra de 1246 por el comendador Pere Gil,
cuando le fue concedido por el Obispo y Capítulo de Barcelona: " Quod Magister et Domus milicie templi ad honorem Dei et gloriose uirginis matris sue Ecclessiam in ciuitate predicta in domo sua construant, et altaria erigant".


La puerta, del 1868, conserva algunos elementos de la capilla templaria. El resto de edificaciones se derribaron hacia el 1885.

Una vez extinguida la encomienda el lugar se utilizó, entre el 1354 y 1357, como convento de dominicas que más tarde establecieron su residencia definitivamente en Montsió. A finales del mismo siglo pasó a manos de los Recasens que lo conservaron hasta su demolición y urbanización.