© 2009-2016 La página templaria que habla de cultura, historia y religión - Especial 'Proceso de los templarios'

lunes, 30 de noviembre de 2009

El Progreso de la Humanidad: 5. La Organización Social


Aquí tenemos a dos hombres que se disputan: uno derriba al otro de un golpe, le mata y luego llega a la conclusión que él, que es quien está vivo, debía tener razón y que el que está muerto debía estar equivocado. Una manera de demostración que todavía se acepta en las disputas internacionales. Aquí tenemos a otros dos hombres que se pelean: uno le dice al otro: “No nos peleemos, puede morir cualquiera de los dos; llevemos nuestras diferencias ante cualquier anciano de la tribu y sometámonos a su decisión”. ¡Fue un momento crucial en la historia humana! Si la respuesta era “No”, el barbarismo continuaba, si era “Sí”, la civilización colocaba otra raíz en la memoria del hombre: de la sustitución del caos por el orden, de la brutalidad por el juicio, de la violencia por la ley. Aquí también hay un regalo que no notamos porque nacemos dentro del círculo encantado de su protección y nunca sabemos lo que vale hasta que vagamos por las regiones sin orden o solitarias de la Tierra. Dios sabe que nuestros congresos y nuestros parlamentos son inventos dudosos, la mediocridad destilada de la tierra, pero a pesar de ellos nos la arreglamos para disfrutar de una seguridad de vida y propiedad que apreciaremos más cálidamente cuando la guerra civil o la revolución nos reduce a unas condiciones primitivas. Compare la seguridad actual del viaje con los caminos infestados de ladrones de la Europa medieval. Nunca antes en la historia ha habido tanto orden y libertad como existe hoy. Sin embargo, no debemos excitarnos demasiado por la corrupción política o la mala gestión democrática: la política no es la vida, sino únicamente un injerto sobre la vida; bajo su vulgar melodrama, persiste calladamente el orden tradicional de la sociedad en la familia, en la escuela, en el millar de influencias tortuosas que cambian nuestra nativa ilegalidad en cierta medida de cooperación y buena voluntad. Sin tener conciencia de ello, tomamos parte en un patrimonio lujoso de orden social acumulado para nosotros por un centenar de generaciones de prueba y error, conocimientos acumulados y riqueza transmitida. Siempre nos quedará el consuelo de que en una sociedad libre, nuestro voto, sirva para quitar a los corruptos del poder, aunque no de nuestra sociedad.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Señor: Acógela en tus brazos

Aunque el domingo, día del Señor, lo utilizamos para descansar. Hoy hemos querido desde este humilde espacio, romper ese silencio para acordarnos de un momento muy especial.

Queremos desde la encomienda de Barcelona, sumarnos a las condolencias hacia el Hermano del Bailiazgo de Madrid, Fr.++Antonio Medina, por el reciente fallecimiento de su señora esposa Dª Angelines Montes.

Desde la distancia geográfica, pero al mismo tiempo con la cercanía fraternal de todo buen cristiano, le enviamos un caluroso Triple Abrazo Templario.

Sabedores que la grandísima misericordia del Altísimo, la acojerá entre sus brazos, oremos por su alma:

Señor, te encomendamos el alma de tu sierva Angelines Montes y te suplicamos, Cristo Jesús, Salvador del mundo, que no le niegues la entrada en el regazo de tus patriarcas, ya que por ella bajaste misericordiosamente del cielo a la tierra.

Reconócela, Señor, como criatura tuya; no creada por dioses extraños, sino por ti, único Dios vivo y verdadero, porque no hay otro Dios fuera de Ti ni nadie que produzca tus obras.

Llena, Señor, de alegría su alma en tu presencia y no te acuerdes de sus pecados pasados ni de los excesos a que la llevó el ímpetu o ardor de la concupiscencia.

Porque, aunque haya pecado, jamás negó al Padre, ni al Hijo, ni al Espíritu Santo; antes bien, creyó, fue celosa de la honra de Dios y adoró fielmente al Dios que lo hizo todo.

Fr.++Ramón Villar Reyes

Comendador de Barcelona

viernes, 27 de noviembre de 2009

La Crisis espiritual de Occidente


Mucho preocupa a nuestra sociedad la crisis económica por la que está atravesando el mundo. Lo podemos constatar cada vez que encendemos el televisor, escuchamos la radio, leemos la prensa escrita o nos conectamos a la red virtual. Pero rara vez, los medios de comunicación se hacen eco de la crisis espiritual por la que atraviesa nuestra sociedad occidental.

Deberíamos preguntarnos si en la actualidad, a Occidente ya no le importa la religión, o pudiera ser quizás que no les interese a una parte importante e influyente de la sociedad occidental. Sea como fuere, el ser humano lleva en su interior implícito la necesidad de reconocerse en Dios, buscándolo y sintiéndolo de diversas maneras.

Una de las posibles soluciones que se han intentado buscar para paliar ese “desinterés”, es fomentar el diálogo inter-religioso, que se ha venido promoviendo durante los últimos años entre las diferentes corrientes religiosas del planeta por sus propios dirigentes. Uno de esos partidarios de la Iglesia Católica hacia ese diálogo, lo encontramos en el anterior Papa Juan Pablo II, y donde también recogió el testigo, el que fuera su consejero y amigo, el actual Santo Padre Benedicto XVI.

¿Corren las ideas cristianas peligro, frente al déficit espiritual en nuestros días? Para poder tener una visión más profunda sobre la realidad espiritual por la que atravesamos, debemos intentar conocer la visión que tiene la Iglesia a día de hoy. Y qué mejor que reflexionar sobre las palabras que dedica el actual Papa Benedicto XVI en el libro publicado en la Ciudad del Vaticano en el año 2007, cuyo título es “Jesús de Nazaret”.

“En los años sucesivos a la Segunda Guerra Mundial, un hallazgo casual dio pie a unas excavaciones en Qumrán que ha sacado a la luz textos relacionados por algunos expertos con un movimiento más amplio, el de los esenios, conocido hasta entonces sólo por fuentes literarias […] La seria piedad reflejada en estos escritos nos conmueve: parece que Juan el Bautista, y quizás también Jesús y su familia, fueran cercanos a este ambiente. En cualquier caso, en los escritos de Qumrán hay numerosos puntos de contacto con el mensaje cristiano. No es de excluir que Juan el Bautista hubiera vivido algún tiempo en esta comunidad y recibido de ella parte de su formación religiosa.” Jesús de Nazaret, cap.1. El Bautismo de Jesús, pág. 33.

Aquí se observa que la propia Iglesia, lejos de lo que opinan algunos críticos del Papa Benedicto XVI, se muestra tolerante hacia reflexiones que en otros momentos de la historia, hubiesen sido impensables. Por tanto un debate serio, abierto y comprensivo hacia los valores cristianos en la sociedad actual, es posible.

“Las ayudas de Occidente a los países en vías de desarrollo, basadas en principios puramente técnico-materiales, que no sólo han dejado de lado a Dios, sino que, además, han apartado a los hombres de Él con su orgullo del sabelotodo, han hecho del Tercer Mundo el Tercer Mundo en sentido actual. Estas ayudas han dejado de lado las estructuras religiosas, morales y sociales existentes y han introducido su mentalidad tecnicista en el vacío. Creían poder transformar las piedras en pan, pero han dado piedras en vez de pan.” Jesús de Nazaret, cap.2. Las tentaciones de Jesús, pág. 53.

En esta cita, el Papa da muestras de prudencia, porque no ha querido decir que detrás de esa ayuda, promovida por gobiernos y ONGs, existen redes sin escrúpulos que se benefician económicamente de la buena fe de las personas que acceden a ayudar a los más necesitados. Si además, esa ayuda sólo se transforma puramente en algo material, olvidándose del mensaje religioso que legó Jesús a la humanidad, el efecto “humanitario” se transforma en un acto vacío que sólo sirve para “apaciguar la conciencia”.

“En el curso de los siglos, bajo distintas formas, ha existido esta tentación de asegurar la fe a través del poder, y la fe ha corrido siempre el riesgo de ser sofocada precisamente por el abrazo del poder. La lucha por la libertad de la Iglesia, la lucha para que el reino de Jesús no pueda ser identificado con ninguna estructura política, hay que librarla en todos los siglos. En efecto, la fusión entre fe y poder político siempre tiene un precio: la fe se pone al servicio del poder y debe doblegarse a sus criterios.” Jesús de Nazaret, cap. 2. Las tentaciones de Jesús, pág. 59.

Ciertamente, la Iglesia ha vivido esas situaciones, sólo hace falta recordar el Proceso contra el Temple, donde el Papa Clemente V, no tuvo más remedio que aceptar la voluntad de Felipe IV, de eliminar injustamente a los templarios. Benedicto XVI, nos dice que la Iglesia debe seguir su propio camino y no ponerse al servicio de las instituciones, sino al servicio de las personas, que en definitiva son las que también forman esas organizaciones. Si la Iglesia es capaz de llevar ese mensaje de misericordia y humildad al corazón de las personas que formamos la sociedad, esas propias instituciones políticas, acabarán andando por el mismo camino que nos trazó Jesús.

“Pero lo más importante es que por encima de todo destaca un asunto: Dios ha desaparecido, quien actúa ahora es solamente el hombre. El respeto por las “tradiciones” religiosas es sólo aparente. En realidad, se las considera como una serie de costumbres que hay que dejar a la gente, aunque en el fondo no cuenten para nada. La fe, las religiones, son utilizadas para fines políticos. Cuenta sólo la organización del mundo.” Jesús de Nazaret, cap. 3. El Evangelio del Reino de Dios, pág. 73,

Es muy triste, que el líder religioso con más creyentes del planeta tenga que afirmar estas cosas. Pero verdaderamente, el poder mundano, intenta controlar al poder espiritual y lo hace con la intención de perpetuar ese poder de manera vitalicia. Las personas debemos reconocer, tal y como nos dice el Evangelio, que las pasiones a las que estamos sujetos en vida, no deben condicionarnos a realizar cosas de las que después podamos arrepentirnos. Lo mundano no es infinitamente perdurable, más tarde o más temprano se acaba. En cambio, lo espiritual es inagotable y nos libera de la esclavitud y los sentimientos hacia lo perecedero.

Para finalizar esta primera parte sobre las reflexiones de Benedicto XVI, quiero a modo de anécdota, contar lo que me sucedió con un sacerdote católico vinculado al Temple, al cual aprecio y por tanto no cito su nombre, mientras intercambiábamos impresiones sobre el desarrollo y las propuestas que el consejo del Gran Priorato de España de la SMOTH-MIT, había aprobado en Palma de Mallorca, donde el Pater con tono firme me dijo: “¡No mezcléis a Dios en todo esto!”.

Esta frase no la entendí demasiado, y acto seguido le dije al sacerdote, que Dios se encuentra presente en los lugares más insospechados, no sólo en los templos, dispuesto a ayudar a todo aquel que lo busque. No quiero que estas palabras sean interpretadas como una crítica, sino como una reflexión. Puede ser, desde mi humilde opinión, que la Iglesia también tenga alguna responsabilidad por esta crisis espiritual por la que atraviesa Occidente.

Y creo que es justo y necesario que la Iglesia universal, permita que la sociedad se acerque a ella, y que ella, con la humildad y el amor que caracterizaron a Nuestro Señor Jesucristo, se acerque más activamente a la sociedad, en ese proceso de evangelización que, ordenado por Dios, empujados por Jesús y guiados por el Espíritu Santo, realizaron sus primeros discípulos para la salvación de la humanidad.

Fr.++Ramón Villar Reyes

Comendador de Barcelona

jueves, 26 de noviembre de 2009

La Orden de los Asesinos.



Queremos compartir un texto del historiador francés Michel Lamy de su libro “La otra historia de los templarios”, donde habla de la mística Orden de los Asesinos.
Deseamos sea de su agrado.


Los “Asesinos” estaban vinculados a la secta de los ismaelíes. Éstos se negaban, pues, a creer en la muerte de Ismael, una manera para ellos de mantenerse aparte de la tradición dimanante de Mahoma. El ismaelismo había reunido a numerosos partidarios, particularmente en Irán, donde el hecho de apartarse un poco del mundo árabe no se veía con malos ojos. No se había olvidado allí las viejas creencias zoroastrianas que los árabes habían rechazado.


Un personaje iba a utilizar este recuerdo de la religión mazdeísta para asentar un formidable poder: Hassan-Ibn-Sabbah, el Viejo de la Montaña. En su juventud, se tropezó un día con unos caballeros y les preguntó adónde se dirigían. Su respuesta, que se conoce por las memorias del propio Hassan-Ibn-Sabbah, no carece de interés:


Venimos de una tierra que ha dejado de existir y nos dirigimos hacia un país que va a nacer. Tú, el solitario, sigue caminando. Mira al sol y a las grutas secretas. La hora décimo segunda está próxima. ¡Ve a recibir el mensaje que te espera!


Un mensaje que habría apasionado sin duda a Gérard de Nerval.


Hassan fue conducido a continuación hacia la luz espiritual por unos “guías” que le sometieron a unas pruebas iniciáticas muy largas. Su iniciación tenía más de un punto en común con la de la francmasonería. Aprendió allí a ver detrás del velo de las religiones. El Maestro desconocido de la Montaña le entregó el hábito blanco y el cinto rojo y Hassan partió hacia el cumplimiento de su destino. Sabía que para ello no iba a tener que dudar a veces en hacer uso de las fuerzas oscuras, pues a sus ojos el fin justificaba los medios.


Hassan-Ibn-Sabbah prosiguió su formación en la Casa de las Ciencias de El Cairo, y fue allí donde conoció por primera vez los poderes del hachís, “la hierba de la seguridad”, que permitía ser totalmente indiferente al sufrimiento y a la muerte. El hachís acentuaba los sabores, servía de afrodisíaco para el ser sensual, aumentaba la intensidad de los colores, proporcionaba más riqueza a las impresiones del gusto y del tacto, pero sobretodo hacía olvidar toda prudencia y todo elemento moral.


Hassan-Ibn-Sabbah decidió hacer de Irán el centro del ismaelismo, y fundó allí una Orden a la vez religiosa y militar, compuesta de hombres entregados en cuerpo y alma a ella. Corría el año de 1081, año I del ismaelismo reformado, nacimiento de la secta de los Asesinos de Alamut. En un primer momento. Hassan-Ibn-Sabbah reclutó fieles, lo que no dejó de causarle algunos problemas con los jefes políticos y religiosos de la época. Un día, al atravesar la región iraní de Rudbar, vio en un paisaje desolador, una muralla que dominaba un precipicio: la fortaleza de Alamut, el “nido de águilas”. Supo entonces que había encontrado el lugar de donde se expandería su poder.


El gobernador de Alamut, el Alide Mahdi, era contrario al ismaelismo y fiel a Melik-Shah. Hassan pasó de largo, por el momento. Necesitaba encontrar un abra para sus fieles, algunos de los cuales le seguían desde hacía…nueve años. He aquí algo que nos recuerda a los templarios. Había entre ellos algunos francos que afirmaban haberle visto obrar milagros: durante una tempestad. Hassan había aplacado los elementos y salvado su nave. Desde entonces, estaban dispuestos a seguirle al fin del mundo si era preciso.


Algunos meses después de su primer paso por estos parajes, algunos de su hombres entraron en Alamut y comenzaron a hacer propaganda entre la población. Hablaban sin cesar de un personaje misterioso que meditaba horas sentado sobre una piedra, ataviado con un hábito blanco y ceñido con un cinto rojo. Se decía que no comía ni dormía jamás. La población fue poco a poco ganada, en gran parte por la curiosidad. Una noche, uno de sus hombres hizo entrar a Hassan-Ibn-Sabbah en Alamut. No tardó en adquirir una gran importancia. Un día en que Alide Mahdi quería ir de caza, todos sus servidores se negaron a seguirle, habiéndoselo prohibido el Dih-Khoda (el jefe o guía). Inquieto, Mahdi entró en sus habitaciones del torreón. No tenía ya ningún poder en su propia fortaleza. Un día, Hassan vino a verle y le dijo que su lugar estaba en otra parte. Mahdi no tuvo ya más remedio que partir. Hassan le hizo entregar algo de dinero y le dijo que avisara a los hombres del sultán de que en lo sucesivo habría un señor en Alamut, que había fundado una Orden de monjes soldados, que se llamaba Hassan-Ibn-Sabbah, apodado “Sheykh al-Djebbal”, el Señor de la Montaña.


En poquísimo tiempo, Hassan tomó posesión de casi todas las ciudadelas de la región del Rudbar. Un poco por todas partes, las poblaciones del lugar veían en él la resurrección de las doctrinas ancestrales del viejo Irán. Un impulso nacionalista acompañaba su conversión al ismaelismo, cuyo aspecto mesiánico les fanatizaba. Meli Shah trató de enviar unos ejércitos para desalojar a Hassan, pero tuvieron que renunciar ante la resistencia de la población. A veces incluso, los hombres del sultán se pasaron al bando del Señor de la Montaña.


Alamut se mofaba del Islam ortodoxo. La roca, que se asemejaba a un león echado sobre las rodillas, con la cabeza apoyada en tierra, parecía lanzar una advertencia. Hassan no tardaría en despertar unas fuerzas terribles. ¿Qué hacer para desalojarle? No existía más que un paso accesible, y para llegar a él era preciso escalar una parte de la montaña gracias a unos agujeros practicados en la roca. El castillo podía soportar un asedio. Era capaz de abrigar una guarnición muy importante. Su punto flaco era el abastecimiento de agua y de víveres en caso de un cerco de larga duración. No se podía contar en absoluto, de todos modos, con una complicidad en el interior para sorprender a Hassan-Ibn-Sabbah. Éste había tomado la precaución de expulsar a todos los que hubieran podido mostrase desfavorables a él, así como a los hombres enclenques, viejos y a los músicos, a fin de que no propagasen disipación.


De todas partes se dirigían ismaelíes a Alamut para recibir las enseñanzas de Hassan. El Señor de la Montaña conservaba a su lado a los más fuertes y a los más abnegados a ellos.


Hassan pasaba largas horas en su biblioteca, desde cuya ventana veíase un paisaje árido y grandioso. Redactaba sus memorias y meditaba. La vida en Alamut era de una gran austeridad. Estaba prohibido beber vino so pena de muerte. Las mujeres tenían derecho a habitar en la aldea resguardada tras las murallas, pero su presencia estaba prohibida en el castillo. Todo cuanto pudiera ablandar o distraer los espíritus estaba vedado.


Los fieles pasaban su tiempo entre ejercicios físicos, el adiestramiento en el manejo de las armas, los ejercicios de piedad y el estudio de lenguas. Iban ataviados como Hassan, con unos hábitos blancos y cintos rojos. Todos se sentían privilegiados, pues eran contados aquellos a quienes Hassan aceptaba como huéspedes de la fortaleza, escogidos con sumo cuidado, élite de sus tropas.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Sociedades Secretas: Los Filósofos Desconocidos


Hemos encontrado interesante desde la encomienda de Barcelona, y siguiendo nuestro criterio respetuoso y libre, aclarar algunos aspectos sobre las sociedades secretas que han existido, existen y continuarán en un futuro influyendo en nuestra sociedad.

Para ello hemos seleccionado el trabajo del orientalista español Ramiro Calle, de su libro “Historia de las Sociedades Secretas”. Donde de manera clara y explícita, trata los aspectos más interesantes de una gran cantidad de sociedades de carácter iniciático. De esta manera queremos contribuir a que estas sociedades dejen de ser desconocidas y que en nuestros días, pueda sustituirse el adjetivo “secretas” por el de “iniciáticas”.

Esperamos sea de su agrado.

Retrato de Martínez de Pasqually, su fundador.

Los Filósofos Desconocidos fue una sociedad de naturaleza espiritual fundada en 1773, por un conjunto de individuos, muchos de ellos francmasones pertenecientes a los grados superiores, que aspiraban al estudio del esoterismo, el misticismo y los métodos capaces de conducir al ser humano hasta el centro de sí mismo y de llevarle hasta la “experiencia trascendental”. Sus miembros investigaban en todas las ramas de esoterismo, desde las facultades ocultas hasta la alquimia. Estimaban que en la naturaleza existen una serie de fuerzas que, una vez descubiertas, pueden ser aprovechadas para la elevación espiritual del individuo.

Los adeptos pertenecientes a la sociedad de los Filósofos Desconocidos buscaban la auto-superación moral y espiritual, el progreso místico, tratando de pulsar el resorte capaz de hacer desembocar la conciencia en los planos más superiores. Era una sociedad secreta e iniciática.

La iniciación comprendía doce grados: Aprendiz, Compañero, Maestro, Elegido, Maestro escocés, Caballero de Oriente, Caballero Rosacruz, Caballero del Templo, Filósofo Desconocido, Filósofo Sublime, Iniciado y Filatelo.

Esencialmente alquimistas, más desde su vertiente puramente espiritual que material, los Filósofos Desconocidos comparaban sus doce grados de iniciación a las doce operaciones alquímicas: calcinación, disolución secreta, separación de los elementos, conjugación matrimonial, putrefacción, coagulación, incineración, sublimación, exaltación, multiplicación y proyección.

En un principio, el adepto es como la piedra bruta, pero poco a poco, mediante el debido adiestramiento espiritual y un minucioso proceso de purificación, la piedra bruta se hace piedra pulida, el metal de baja calidad se convierte en oro, el adepto se aproxima a la iluminación.

El trabajo interior es la escalera que conduce a la iluminación. Como en las operaciones alquímicas, el proceso es largo y laborioso. El ser humano debe desprenderse de todo aquello que enturbia su Yo, debe liberarse de su falsa y burda personalidad y penetrar hasta la esencia misma.

martes, 24 de noviembre de 2009

Informe sobre la libertad religiosa en el mundo.


Queremos desde la encomienda de Barcelona, compartir un texto publicado en forumlibertas que habla sobre un reciente informe realizado por los EE.UU. de Norteamerica sobre la libertad religiosa en el mundo.

Esperamos que sea de su agrado.

El Departamento de Estado norteamericano publica su análisis mundial sobre el termómetro de la libertad religiosa en el mundo: Afganistán, India, Egipto, Irán e Irak los peor parados.

Estados Unidos ha hecho público el Informe Anual 2009 sobre Libertad Religiosa Internacional en el que analiza el estado de la libertad religiosa en el mundo. El Departamento de Estado norteamericano recoge en el Informe Anual 2009 sobre Libertad Religiosa Internacional el análisis sobre el estado de la cuestión en 198 países y territorios.

Así, constata que en Afganistán la constitución establece que el Islam es la “religión de estado” por lo que “ninguna ley puede ser contraria a las creencias y disposiciones de la religión sagrada del Islam”. Asimismo, el informe explica que los grupos minoritarios sufren una constante discriminación y se enfrentan a incidentes de persecución. Estos grupos son los cristianos, los hindúes y los sijs.


Egipto es otro país donde el documento encuentra aspectos contrarios a la libertad de creencias a pesar de que su Constitución lo prevé. En la práctica el Gobierno impone restricciones a esos derechos lo que ha provocado la disminución del respeto a la libertad religiosa por parte de las autoridades, según reproduce el portal de noticias Zenit.org.


Los cristianos y los miembros de la fe wahabita se enfrentan a la discriminación personal y colectiva en muchas regiones, un ejemplo es la sentencia de un tribunal a un sacerdote copto a cinco años de trabajos forzados por oficiar una boda entre un copto y un convertido del Islam ya que se alegó que presentó una documentación falsa.

En Pakistán el informe sigue con la contundencia que en los anteriores países y afirma: “La legislación discriminatoria y la falta de actuaciones del gobierno contra las fuerzas sociales hostiles a quienes practican una creencia religiosa diferente han fomentado la intolerancia religiosa, los actos de violencia, y la intimidación contra las minorías religiosas”.


El documento sitúa a Irán e Irak en la lista de los países problemáticos en cuanto a libertad religiosa. En el primero observa que, a pesar de las garantías constitucionales, en la práctica los que no son musulmanes chiíes se enfrentan a una sustancial discriminación.


Según Zenit.org, también se mencionaba al presidente Mahmoud Ahmadinejad, por su "virulenta campaña de antisemitismo", que incluía cuestionar la existencia y el alcance del Holocausto.

Asimismo, el Gobierno iraní ha hecho cumplir la prohibición de proselitismo para algunos grupos cristianos supervisando de cerca sus actividades, cerrando algunas iglesias, y arrestando a los cristianos conversos.


Persecución religiosa en Asia


En el continente asiático, el informe también se ocupa de la India, donde ha habido numerosos incidentes de violencia contra los cristianos. El departamento de estado comentaba que algunos gobiernos estatales y locales han impuesto límites a la libertad religiosa. Según algunas cifras independientes, se estima que 3.200 refugiados permanecen en campos, por debajo de los 24.000 del periodo inmediato a la violencia, observaba el informe.


En Birmania, según el informe, el gobierno sigue infiltrándose y supervisando las actividades de prácticamente todas las organizaciones, incluyendo las religiosas. Además, las autoridades han restringido sistemáticamente los esfuerzos del clero budista por promover los derechos humanos y la libertad política.


En Vietnam, el informe opinaba que, aunque el respeto por la libertad religiosa ha seguido mejorando en algunos aspectos, quedan todavía problemas significativos. Así, durante el año pasado, el gobierno otorgó reconocimiento nacional a cinco denominaciones protestantes y a algunas religiones más.