© 2009-2016 La página templaria que habla de cultura, historia y religión - Especial 'Proceso de los templarios'

viernes, 11 de abril de 2014

El caballero templario de Ponferrada

Desde la Encomienda de Barcelona deseamos compartir con todos vosotros una nueva leyenda templaria. Esta vez la historia, sucede en tierras leonesas. El texto está hecho por el investigador histórico, el valenciano D. Santiago Soler Seguí, cuya publicación la hemos extraído del libro “Codex Templi”.

Desde Temple Barcelona, confiamos que su lectura os gustará.


Portada de Codex Templi 

Cuenta la leyenda que tras la batalla de Alarcos, en la que los moros vencieron a Alfonso VIII, un bravo caballero abanderado perteneciente a la Orden del Temple, en medio de la fragorosa batalla, perdió el estandarte que portaba con la Vera Cruz.

Apesadumbrado, cabizbajo y triste, regresaba el templario a Ponferrada, ya que este estandarte era una magnífica y preciadísima reliquia, traída de Jerusalén. En su camino de regreso, repentinamente, se le aparició en una encina una figura de mujer que irradiaba una misteriosa luz a su alrededor; aquella aparición consoló al caballero y alabó su valentía en la batalla, exculpándolo así de la pérdida de la importante reliquia; también le pidió que volviera con sus compañeros de armas al día siguiente.

El caballero explicó a sus compañeros cómo se le había aparecido aquella luminosa mujer y repitió las amables palabras que le había dedicado. Todos juntos regresaron al día siguiente al lugar prodigioso y el templario reconoció inmediatamente la encina maravillosa. Allí esperaron los guerreros una nueva aparición, pero nada sucedió; el joven caballero, sintiéndose burlado por la luminosa figura, golpeó con fuerza el árbol con su hacha: en ese momento, abierta en dos la encina, apareció en su interior la imagen de la Virgen; llevaba al Niño en su brazo y la Vera Cruz perdida en el combate, en el otro.

Ésta es la leyenda que explica la aparición de la Virgen de la Encina, patrona del Bierzo, en Ponferrada. Esta magnífica población leonesa tiene una gran tradición templaria, muy arraigada en su cultura popular.

La Virgen de la Encina se celebra el 8 de septiembre, día en el que miles de bercianos, llegados de toda la comarca, realizan su ofrenda a la Virgen en su basílica de la Encina. Estos festejos, que suelen durar alrededor de diez días, llenan las calles de colorido, música y devoción.

También cabe destacar en Ponferrada la llamada “noche templaria”. La noche de la primera luna llena del verano, miles de vecinos acuden al castillo ataviados con ropajes típicos de la época medieval y recrean algunos episodios de la tradición templaria.
El magnífico castillo templario de Ponferrada, situado en lo alto de una colina, vigilando el río Sil, está relacionado con todo tipo de leyendas y se le atribuyen innumerables simbologías esotéricas. Se asegura que esta fortaleza, donada en el año 1178 a la Orden del Temple y construida sobre un antiguo castro romano, esconde entre sus muros numerosos tesoros templarios, incluida el Arca de la Alianza y el Santo Grial. El número de sus torres y la disposición de éstas tienen algo de mágico. Tiene doce torres, todas distintas, y se levantaron siguiendo un trazado astronómico, a semejanza de las constelaciones del zodíaco; su triple recinto amurallado, tan útil en lo militar como significativo en lo esotérico, también ha sido objeto de estudio entre los especialistas. Se dice que aquí, en la maravillosa fortaleza de Ponferrada, doce caballeros templarios custodiaban el Santo Grial, como doce son las torres y doce los signos del zodiaco.



Imagen de la Virgen de la Encina, patrona del Bierzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario