© 2009-2016 La página templaria que habla de cultura, historia y religión - Especial 'Proceso de los templarios'

martes, 15 de abril de 2014

El Santoral Templario: San Durán

Desde la Encomienda de Barcelona, queremos compartir un bonito apartado concebido para que conozcamos los detalles de los principales santos que veneraban los templarios. Para ello hemos seleccionado el siguiente texto del escritor y periodista granadino, D. Jesús Ávila, de su obra “La mitología templaria”.

Desde Temple Barcelona, confiamos que su contenido os atrapará.


Por Jesús Ávila

Aunque el Temple estuvo estrechamente vinculado con varios santos –san Bartolomé, san Miguel, san Juan Bautista, san Julián…-, realmente sólo hubo uno que fuera caballero templario, y éste fue san Durán – o san Durando-. La vida del santo transcurre en la comarca catalana de La Cerdanya (Girona/Lleida), territorio fronterizo con el Languedoc francés, que, durante las cruzadas contra el catarismo por parte de la Iglesia (siglos XIII y XIV), se convirtió en zona de paso y huída de los cátaros hacia los Pirineos y el Reino de Aragón. San Durán, que corresponde con el caballero templario frey Guillem Durán, fue el autor de una obra condenada por la Iglesia: Rationale seu Enchyridion Divinorum. San Durán dedicó todas sus fuerzas a ayudar a los peregrinos y también a los pobres cátaros que se habían salvado de las hogueras y pudieron huir de las horrendas torturas. Los cruzados, al mando de Simón de Montfort, con el respaldo de la Iglesia y el rey de Francia, estaban sembrando el pánico y la muerte de los pueblos, ciudades y aldeas de las fértiles y tranquilas tierras del Languedoc. Este frey templario, desafiando a la Inquisición, facilitó los desplazamientos de estos desdichados hacia el interior del Pirineo catalán, a través del pasillo de Llivia –territorio que, a pesar de los avatares históricos, se ha mantenido hispano-, y del Camí dels bons homes, un sendero iniciático que recorre el norte del actual Parque Natural del Cadí-Moixeró, rodeando la montaña sagrada del Pedraforca, y enlaza poblaciones tan esotéricas como Saldes, Gósol, Gisclareny. Finalmente se instalaba en lugares seguros como Castellbó, Bagá…; o bien los llevaba a villas mucho más lejanas, como Sant Mateu, ciudad donde tuvo su sede el maestre de la Orden de Montesa y donde se conoce la legendaria historia del cátaro Belibaste, quien, huyendo de las cruzadas albigenses, cayó preso finalmente por la Inquisición, siendo torturado en las tétricas mazmorras que aún se conservan en esta villa del Maestrazgo castellonense.

La piadosa vida de este templario fue elevada al rango de santidad por el padre Doménech, como refleja en su escrito sobre los santos catalanes (siglo XVII). San Durán fue venerado en los altares por los innumerables milagros que realizó, tanto en vida como después de muerto. Sus restos descansaban en el interior de la iglesia de San Bartolomé, de la ciudad de Puigcerdà, hasta el año 1936, fecha en que la iglesia fue destruida durante la guerra civil; de ella no quedan ni los cimientos. También la iglesia parrquial de Santa María de esta población, fue víctima de la barbarie, y tuvo que ser reconstruida, hasta el punto de que hoy el templo anda por un lado y el campanario por otro. Y de san Durán, condenado por la Iglesia, nada más se supo; también fue borrado del mapa de esta ciudad cualquier pequeño recuerdo de los caballeros templarios, circunstancia que obliga a una profunda reflexión. No fue una casualidad, por lo tanto, que los restos de san Durán recibiesen sepultura en la iglesia de San Bartolomé de Puigcerdà, de la cual, como hemos dicho antes, ningún resto se ha conservado, sin embargo, la memoria de aquel santo caballero templario sigue viva en el pensamiento de las gentes de toda La Cerdanya.



Bucólico paisaje de La Cerdanya

No hay comentarios:

Publicar un comentario