© 2009-2016 La página templaria que habla de cultura, historia y religión - Especial 'Proceso de los templarios'

lunes, 10 de marzo de 2014

Evangelio dominical: Jesús es tentado por el demonio

Desde la Encomienda de Barcelona queremos compartir con todos vosotros la meditación del evangelio de ayer domingo 9 de marzo. Esta vez, los versículos de Mateo, recogen las tres tentaciones que Jesús recibe del demonio estando en el desierto.

Desde Temple Barcelona esperamos que desde vuestros hogares, podáis reflexionarlo con calma.


‘Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el demonio.
Después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, sintió hambre.
Y el tentador, acercándose, le dijo: "Si tú eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes".

Jesús le respondió: "Está escrito: El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".

Luego el demonio llevó a Jesús a la Ciudad santa y lo puso en la parte más alta del Templo, diciéndole: "Si tú eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: Dios dará órdenes a sus ángeles, y ellos te llevarán en sus manos para que tu pie no tropiece con ninguna piedra". Jesús le respondió: "También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios". El demonio lo llevó luego a una montaña muy alta; desde allí le hizo ver todos los reinos del mundo con todo su esplendor, y le dijo: "Te daré todo esto, si te postras para adorarme". Jesús le respondió: "Retírate, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto".

Entonces el demonio lo dejó, y unos ángeles se acercaron para servirlo.’ (Mt 4, 1-11)

Reflexión:
Estos versículos escritos por el discípulo San Mateo, demuestran la fe y la fuerza que se ha de tener frente a las múltiples tentaciones a las que fue expuesto Nuestro Señor Jesucristo por el príncipe de la mentira.
Nosotros no somos ajenos a esta realidad y diariamente estamos sometidos a muy diversas tentaciones que debemos verlas como pruebas para determinar nuestra voluntad hacia lo divino y lo terrenal.

Plegaria:
¡Señor! Dame la fe y la fuerza necesarias para vencer a las tentaciones que pretenden apartarnos de Tu camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario