© 2009-2016 La página templaria que habla de cultura, historia y religión - Especial 'Proceso de los templarios'

miércoles, 10 de marzo de 2010

Símbolos cristianos: El camino


He aquí un símbolo universal, puesto que “el camino” ha sido utilizado por todas las religiones como un método para conducir al individuo a la gracia divina.

Así, en la antigua China, esta palabra se comenzó a utilizar de forma habitual con un significado más espiritual y filosófico para hacer referencia al Camino de la Naturaleza o al Camino de los Cielos. Las enseñanzas de sabios como Lao-Tsé y Confucio, predicaban el abandono de nuestro propio camino para seguir, en su lugar, el Gran Camino.

Imagen de un tramo del Camino de Santiago.

En Oriente utilizaron una palabra que designa a esta búsqueda –Tao-; y que en Occidente podría ser traducida a la palabra “Camino”.

Tal y como vimos con anterioridad sobre “el desierto”; donde su significado es el de un lugar solitario para que la comunicación con Dios no sea interrumpida con distracciones banales. “El camino”, se convierte en la fuerza que lleva al individuo a buscar a Dios. Así pues tenemos que en el Antiguo Testamento, el pueblo de Israel atraviesa el desierto para encontrar la tierra prometida. Aquí se combinan estos dos símbolos: “el desierto” y “el camino”.

En definitiva lo que nos dice las Sagradas Escrituras, es que el pueblo de Israel, para poder encontrar a Dios (La tierra prometida), fue necesario que se apartasen de las cosas banales, y buscar a Yahvé. Sólo así conseguirían que sus vidas tuviesen verdadero sentido.

El cristianismo también adopta el término “camino” para procurar la búsqueda de Dios. Así podemos encontrar en el Evangelio según San Mateo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie puede llagar hasta el Padre si no es por mí. Si me conocéis a mí, conocéis también a mi Padre, a quien en realidad ya desde ahora conocéis y habéis visto” (Mt. 2, 9-11)

La peregrinación es vital para todo iniciado que desee practicar una determinada religión. Así pues, los caminos de peregrinación hasta los Santos Lugares se convirtieron en fieles paladines de la tradición religiosa. Los caballeros templarios no fueron ajenos a esta circunstancia y eligieron convertirse en sus guardianes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario